RIESGO DEL USO DE LA PÓLVORA

 

La pólvora está compuesta por la mezcla de varios químicos que la hacen altamente explosiva, inflamable y tóxica. La combustión de la pólvora se puede iniciar con facilidad por efectos de su contacto con: llamas, calor, fricción y golpes, razones que requieren que su manejo sea muy cuidadoso. Al explotar produce considerable cantidad de humo y muchos gases tóxicos.

 

Sin embargo, las lesiones no solo se derivan de las quemaduras o explosiones; el ruido generado también provoca lesiones, desde pérdida transitoria de la agudeza auditiva, hasta pérdidas definitivas, pasando por lesiones timpánicas.

 

Puede generar consecuencias como incendios, heridas, intoxicaciones, muerte y mutilación y en la mayoría de los casos los afectados son menores de edad quienes sufren las consecuencias, algunas de ellas para toda la vida.

 

En Colombia según el Ministerio de Salud durante el año 2013 se registraron 1.494 casos de lesiones por pólvora; el 64% de estos casos corresponden a los meses de diciembre y enero, lo que muestra un comportamiento de ascenso en la temporada decembrina.

 

Por esto es importante seguir las siguientes recomendaciones:

 

• No manipule la pólvora, puede poner en riesgo a su familia y a las personas que se encuentren alrededor.

• No use pólvora ni permita que los niños la manipulen

• La pólvora sólo debe ser manejada por expertos y en eventos especiales. Una simple luz de bengala puede ocasionar quemaduras graves.

• Recuerde que está prohibida la venta de pólvora a menores de edad.